La experiencia Da Vinci

Para cortarme el pelo, siempre he preferido peluquerías clásicas, con peluqueros experimentados pero principalmente que me sienta cómodo en ellas. Durante la época escolar iba a una donde los barberos eran como Figaro, a pesar de mi juventud, me trataban como “señor”, me ofrecían de todo e ir a cortarme el pelo ahí era toda una experiencia que me gustaba repetir mes a mes. Pero lamentablemente desapareció y ahora hay un restaurante en ese local. El otro día visité la Barbería Da Vinci. Es una barbería clásica y a diferencia de otras nuevas barberías que he podido ir (donde los accesorios urbanos, la música a mucho volumen, casi siempre reggeton, te invaden) Da Vinci es una barbería clásica,