• Papá de G

Días de papá e hija


La semana pasada ha sido súper intensa, Grace tiene descanso médico por 20 días y no puede hacer nada (no es nada de que preocuparse, por si lo hicieron) y si bien, durante la semana hemos tenido mucho apoyo de quien cuida a Giu, el fin de semana estuve prácticamente solo.

Fui amo de casa y nano sábado y domingo, cuidando a mi bebé de 2 años y a su mami, preparando y llevándole el desayuno a la cama a Grace y desayunando en la cocina con Giu, cocinando para las 2, lavando los servicios, la ropa, doblándola, tendiendo las camas y haciendo dormir a Giulia, felizmente el ver a su mamá en la clínica la hizo entender que ahora tiene que cuidarla y que, como no la puede cargar, debe dormir con papá. He aprovechado ese tiempo y la he cargado hasta no sentir los brazos con tal que se duerma.

Hemos salido solos, papá e hija, algo que no me imaginé que podía hacer. Fuimos a una fiesta el sábado y yo estaba preocupado pues algunas veces, especialmente en viajes largos, Giulia se ha mareado y ha vomitado en el carro y si esto sucedía esta vez, mientras me pasaba al asiento de atrás iba a llegar tarde a atenderla, felizmente no pasó nada y de ahí nos fuimos de compras al super. Fue divertido ver que, cuando salíamos de la tienda, pasamos por un lugar que vendían parlantes, con música bailable y Giu se paró en la entrada y comenzó a bailar. Bailamos juntos por un rato mientras todos nos veían. Era muy divertido y lo hicimos hasta que se aburrió o distrajo y nos fuimos.

Y también hice una de las cosas de mi lista “4 cosas que espero nunca hacer a mi hija" (ver aqui) que fue bañarla solo. En realidad, no fue tan traumático como pensé pues felizmente Giulia adora el agua pero detesta ver las pelusas que quedan en su pie al sacarle las medias, así que como ya lo sabía, le lave los pies antes de entrar a la tina y no contaminar su agua. Luego de eso nos divertimos, la sequé y vesti. El problema vino luego. Grace, en una de sus idas al baño me dijo que lo había inundado, que vaya y lo seque. Como “el que malogra, arregla” tuve que ir, además en su estado no me podía ayudar.

También aproveché en dejar sola a Grace mientras fui a visitar a mis padres, ahí estaba uno de los primos de Giu y jugaron hasta caer rendidos. Giulia desde hace unos días dice que le gusta el futbol y va corriendo pateando su pelota y le pidió a mi papá un tractor rojo (¿?), llevó donde mis padres su pelota y estuvo correteando y pateando con su primo en el depa tal como mi hermano y yo lo hacíamos en casa cuando éramos niños y mis papás…felices.

Felizmente Giu ha tenido piedad conmigo y no ha hecho regalos poderosos, algo manejable que he podido solucionarlo tranquilamente. Espero que en los días que falta no lo haga ni tenga algún contratiempo.

Aún quedan unos días así y si bien, Grace podrá ir haciendo poco a poco algunas cosas, creo que el lazo que he forjado con Giu, ha crecido, ahora al levantarse me llama pero hoy no he podido estar ahí por el trabajo, pero luego de esta semana, ella sabrá que cuando me necesite, siempre estaré ahí.