Fin de semana refrescante

November 14, 2016

Es muy divertido llevar una conversación con niños, en este caso los mellis. Ellos tienen 8 años y son primos de Giulia. Con ellos tenemos en común algunas cosas, jugamos con las mismas apps, les gusta armar cosas, ver películas, entiendo sus jergas y como se expresan y creo que piensan que yo tengo su edad mental… no los culpo porque correteamos y jugamos por los centros comerciales cuando salgo solos con ellos y su mamá se entera después… como ahora.

 

Hace un buen tiempo quedamos en hacer pijamada en mi casa y por cosas de la vida se fue postergando hasta que en una reunión familiar dijeron “tío, nunca hiciste la pijamada que dijiste que harías”. Yo pasé saliva porque era verdad y fue así que pactamos la fecha que fue el viernes pasado.

 

Llegaron a mi casa como a las 7pm con sus sleepings, un Lego enorme y ganas de pasarla bien. Giulia apenas los vio se alocó pero como se aproximaba su hora de dormir, fuimos a comprar cosas para comer y darle el tiempo a Grace para que duerma a Giulia.

 

Fuimos a un centro comercial y lo primero que hizo uno de ellos al bajar del carro fue irse corriendo. El otro melli y yo nos escondimos pero sin dejar de mirarlo y cuando el primero se dio cuenta, regresó corriendo a buscarnos. Salimos de nuestro escondite y lo empezamos a molestar porque es un miedoso jajajaja. Seguro tuvo miedo pero según él no fue así y todo fue risas en adelante.

 

Se turnaron en llevar el carrito del súper, eligieron lo que querían, cogieron las cosas que Grace había puesto en una lista y regresamos cuando me llegó el mensaje que Giu ya estaba dormida.

Iba a ser una noche de películas. Yo estaba preparando mi batería de películas de terror, esas que realmente dan miedo como La profecía o El Exorcista porque ellos decían que les gustaba y yo recordé que a esa edad, ya las había visto pero creo que iba a ser un exceso así que les dejé elegir lo que quieran. Les llamó la atención Volver al Futuro, un clásico que ellos no habían visto y les gustó mucho, tanto así que al día siguiente por la mañana, mientras armaba(mos) su Lego, vieron la parte II. La pasamos muy bien juntos, durmiendo en la sala, yo en un sillón en el que no entro y ellos en un colchón y en sus sleepings. Quedó pendiente ver la tercera parte y enseñarles a armar una carpa y transmitirles mis conocimientos de cuando fui Scout.

 

Coincidió que ese mismo sábado era la Final Internacional de la Batalla de los Gallos de Red Bull, evento mundial de improvisación en RAP que me gusta mucho y a la otra prima de Giu, que tiene 16 años también, así que fui con ella. La pasamos bien gritando, saltando, bailando en el lugar. Ahí me enteré que ella sabía muy poco de estas batallas así que le expliqué y le gustó, ahora dice que ella también va a hacer sus rimas jajaja.

 

En resumen, este fin de semana fue diferente y a cierto punto refrescante pues conversar con niños (los mellis) o adolescentes (prima de Giu), te da otro punto de vista de la vida y si bien la conexión que tengo con ellos es diferente, más de amigos que de tío - sobrino y es algo que realmente disfruto, debo intentar ser el adulto responsable.

 

* Las fotos de los sobrinos son del archivo familiar

Please reload

Please reload

Hecho por:

SUBSCRIBE
VIA EMAIL

Entradas más vistas

Please reload

Please reload

Sígueme en Instagram