"No tengo ganas de escribir"

March 27, 2017

 

Una de las cosas más difíciles de hacer en un blog, por lo menos para mí, es ser constante. Debido a mi trabajo, tiempo, inspiración, necesidad de tener un contenido hace que esto sea un poco complicado pero como se dice, cuando haces lo que te gusta, todo se hace más fácil.


Pero los últimos días, con lo sucedido en el país, simplemente no me daba ganas de hacerlo. Tenía publicaciones programadas, un plan que seguir, pero simplemente no tenía ganas de hacerle click. La situación del país me preocupaba, me sentía mal postear cosas “felices” cuando muchos la pasan mal. Cuando nos tocó sufrirla, ¡sí que la sufrimos! Diariamente revisaba los pronósticos y el estado de la carretera ya que no sabía si iba a quedarme varado porque el camino lo cerraban. Felizmente pasaba pero luego me enteraba que lo habían cerrado. Un día pasamos al lado del parque de la muralla que estaba todo inundado y botando agua hacia el río Rímac. Si eso es impresionante, como sería ver que tu casa se inunda y que el río rodea todo a tu alrededor. Debe ser devastador.


Esto simplemente sucedió y no voy a decir cosas que he escuchado todos estos días como: “ellos no debieron construir sus casas ahí”, “para que botan basura”, “la culpa es del presidente”, “la culpa es del alcalde”, “el puente no se cayó, se desplomó” etc, etc. Lo que yo siempre aplico es, solucionar, luego preguntar y evaluar para después corregir y hacer algo para que no vuelva a suceder.


Lo que he visto después me ha emocionado. Algo que nunca pensé ver. TODOS los peruanos, desde su posición, levantándose a ayudar. ¿Será porque a todos nos tocó al cortarnos el agua?. Desde hace mucho tiempo soy enemigo de comprar agua embotellada y debo ser sincero que esta vez tampoco lo hice. Cuando Grace compró un poco hasta me molesté porque, teníamos la posibilidad de hervir nuestra agua, así venga turbia, es bebible, porque sedapal (aunque no lo creas) garantiza su calidad de agua hasta la puerta de tu casa. Es por eso que hasta ahora yo tomo agua de caño y por último, si hubiera una real emergencia, podría tratar un poco de agua de río o agua salada para que podamos consumirla, obviamente como caso extremo. Finalmente esa agua embotellada la usamos sólo para Giulia, para que tome y para cocinarle. 


Lo cierto es que la ayuda se generó desde todos los frentes: alimentos, ropa y hasta a los animales se les atendía. Y seguimos donando sin necesidad de salir en la foto, sino por el sentimiento de alegría que te da el poder compartir algo con alguien que REALMENTE lo necesita.


Algo que destaco también es la labor de los voluntarios. En el pasado terremoto de Pisco, yo era universitario y en ese momento pasaba por “vacas flacas” que no me permitía donar algo así que doné mi tiempo yendo a dar mi trabajo a un organismo internacional muy prestigioso. Recuerdo que el ambiente que se vivía era de alegría, unión, ayuda, solidaridad y literalmente dejé toda mi energía ahí. Luego de descargar un camión con fardos de frazadas, mis brazos no podían más y al ver eso, unas señoras cocinaron fideos y nos dieron a todos. Las chicas seleccionaban la ropa pero luego vi algo que jamás olvidaré. Llegó una donación de ropa nueva de una señora que había comprado un montón de ropa de una tienda por departamentos. Estaba nueva, con las etiquetas aún. Un trabajador de este organismo internacional prestigioso al ver eso comentó que estaba bonita, se sacó la ropa que tenía, la dejó en el montículo de donaciones y cogió ropa nueva y se la puso a vista y paciencia de sus compañeros. Esto me indignó y tumbó todas mis ganas de ayudar. Nunca más regresé a ese sitio ni dono por ese medio ni en sus colectas. Al día siguiente fui a una iglesia. El trabajo no era tan duro pero también doné mi tiempo. Por eso es muy importante donar en los puntos OFICIALES para garantizar que todo llegue tal y como lo dejaste. Aunque ahora he vuelto a ver que a través de este organismo internacional se están haciendo colectas y donaciones, sólo espero que lo que vi no vuelva a ocurrir.


Esperemos que la madre naturaleza aplaque un poco su ira con nosotros a pesar que la maltratamos y faltamos el respeto. Y cuando esto pase, que la reconstrucción sea lo más rápido que se pueda y reactivar económicamente las zonas afectadas. Que estas personas pongan de su parte para salir adelante y así recuperarnos todos juntos. 


Y en lo que respecta a este blog, poco a poco retomaremos los posts acotumbrados sin dejar de lado la situación de nuestro amado país pues tenemos para unas semanas más hasta que el clima cambie y varios años para poder superarlo.
 

Please reload

Please reload

Hecho por:

SUBSCRIBE
VIA EMAIL

Entradas más vistas

Please reload

Please reload

Sígueme en Instagram