Es lunes y recuerdo que...

July 4, 2017

 

Es lunes, mientras escribo esto, recuerdo que ayer jugaba con mi hija, nos reíamos a carcajadas ambos. Bailábamos alrededor de un tractor de juguete, el mismo que ella pedía hace un tiempo que le compren. Este tractor, entre sus gracias, hace sonar una canción muy movediza y pegajosa al que ella, desde que la escuchó comenzó a bailar sin parar y no dejaba de apretar el botón que daba ese sonido. Hasta que sucedió algo que sabía que iba a pasar: “papá baila” y me jalaba de las manos para pararme del suelo donde estaba sentado. Una vez de pie, hacíamos una especie de danza de la lluvia alrededor del tractor, luego bailábamos tomados de las manos saltando por todos lados, nos echábamos y hacíamos que el tractor avanzara pasando por debajo de nosotros, como si pasara debajo de un puente. A Giulia se le ocurrió pasar sobre el puente que yo hacía y se tiraba encima mío. El juego cambió del tractor a “casi me caigo”. Se tiraba encima mío a carcajadas, confiando 100% en mí, divirtiéndose, feliz y luego nos caíamos los 2 (ella sobre mí) abrazados. Luego se paraba y repetía lo mismo hasta cansarse.

 

Estábamos sudando, gritando, saltando, felices. Debe ser porque soy hombre pero disfruto esos juegos toscos con mi hija, además que el estado de salud actual de Grace le impide saltar y jugar así. Y Giulia los disfruta también, me gusta verla así de feliz, ver su cara china de risa y que salta por todos lados, así luego caiga rendida en mis brazos al hacerla dormir.

 

Esta es una de las cosas por las que quería tener un hijo relativamente joven y tener la energía para poder seguirla en sus juegos, además porque yo me divierto también y debo ser sincero, que algunos de los juegos me los invento yo y ella accede a hacerlos. Además para poder cargarla si se cae, hacerla tocar el techo, hacerla volar como ave y también hacerla dormir cargando sus 15kg por un buen rato.

 

Momentos así me rejuvenecen, a pesar de que acabo molido, no me importa, porque juegos como éste sólo los hará un tiempo hasta que luego ya no quiera que la cargue, que la bese ni que juegue con ella y debo aprovechar mientras ella todavía quiere hacer todo esto conmigo.

 

Giu, ahora tienes 2 años y 4 meses, en unos cuantos años más, cuando leas esto quiero que sepas que aún puedes buscarme para jugar contigo, para pasar el tiempo, reírnos, bailar (sabes que no sé bailar pero igual lo hago y más si es contigo) y para todo lo que quieras. Te amo!

Please reload

Please reload

Hecho por:

SUBSCRIBE
VIA EMAIL

Entradas más vistas

Please reload

Please reload

Sígueme en Instagram