Navidad fuera de Lima

December 27, 2017

 Este año, decidimos pasar una Navidad diferente. Para eso, Grace y su familia buscaron un lugar fuera de Lima para estar todos juntos y recibir la Navidad en un ambiente distinto al acostumbrado y eligieron un lugar que debo ser sincero, me sorprendió gratamente, fue el hotel Casa Andina de Chincha.

El hotel es relativamente pequeño, pero tiene todas las comodidades que uno busca cuando quiere relajarse a pocas horas de Lima y en realidad la pasamos MUY bien y creo que ese es el sentimiento de toda la familia.

 

Pero trataré de ser lo más objetivo posible para poder dar mis puntos a favor y en contra y en otro post haré mi crónica.


A favor


- El trato, sin duda es algo que nos llamó mucho la atención. Siempre con una sonrisa, MUY atentos con nosotros y con las bebés de la familia (Giu y su prima) y enfocados en hacer de nuestras vacaciones, un tiempo de total relax.


- El lugar. Algo que beneficia mucho y definitivamente hará que regrese cada vez que pueda es su cercanía a Lima. A falta de hoteles donde me sienta muy cómodo y en familia, éste llenó todas mis necesidades y la nueva autopista hizo que lleguemos en menos de 2 horas (km 197 a 100kmh velocidad permitida en carretera) inclusive con 2 paradas técnicas.

  


- La ubicación, el hotel está en la ciudad de Chincha y al frente hay un mall y muy cerca varios super mercados donde puedes abastecerte de cosas si es que te olvidaste de algo.


- Si estás con un presupuesto ajustado, puedes hacer las compras en los alrededores pues no es un hotel all inclusive. Ofrecen desayuno buffette que era muy completo.


- La carta del restaurant es muy variada, incluyendo platos tradicionales chinchanos como el manchapecho (buenísimo!!!), tacu tacu de pejerreyes, arroz con pato, entre otros. Contado además con una carta infantil buena y que tiene un formato donde los niños pueden pintar con crayolas.


- La piscina es grande y tibia por el sol que caracteriza esta zona del Perú, Giu se metía y no quería salir. 
Hay juegos, a mi parecer un poco grandes para Giu pero con supervisión, los usó y se tiraba del tobogán alto, jugaba en los columpios y trepaba por todos lados.


- Cancha de fulbito. Con mis sobrinos mayores fuimos a jugar fútbol y pasamos un rato súper divertido y cansado jajajaja.


- A pesar de estar cerca al centro y por la fecha, se escuchaban y veían luces de cohetones, pero Giulia durmió plácidamente.


- Por una suma baja me ofrecieron un upgrade de la habitación y la posibilidad de un early check in. Llegamos al hotel alrededor de las 10am y como la entrada era a las 3pm, decidí tomarlo para comodidad de mi familia.


- Hay un Karaoke pequeño que todas las noches usamos para bailar y cantar en familia.


- Las habitaciones son calientes, cómodas y muy limpias.

En contra


- Ninguno. No recuerdo algo que me haya marcado como “en contra”. En realidad, la pasamos muy bien y esperamos regresar pronto.


Como les menciono arriba, fue una estadía más que placentera para todos y no dudo en recomendarlo para ir en familia y escaparnos un fin de semana para recargar energías. 

 

 

Please reload

Please reload

Hecho por:

SUBSCRIBE
VIA EMAIL

Entradas más vistas

Please reload

Please reload

Sígueme en Instagram