#Decaraalatierra - Giuli, el Blog

September 29, 2018

Continuando con #decaraalatierra hoy les presentamos a GIuli de Giuli, el Blog quien es una mamá peruana que vive en Viena que muy gentilmente accedió a ser parte de esta campaña.

 

Breve presentación de ti y de tu blog

 

Hola, soy Giuli, de Giuli el Blog. Soy peruana pero me mudé a Viena (Austria) hace 4 años y medio y aquí me convertí en mamá de dos bebés que se llevan entre así 1 año y 7 meses. Cuando iba a la mitad del segundo embarazo me sentí un poco aburrida de la rutina y como siempre he amado con locura y pasión el Intenet y escribir, decidí empezar un blog (www.giulielblog.com). Un espacio donde compartir un poco de las cosas que me gustan y interesan, mis pasiones: la cocina, la moda, el maquillaje, los viajes y por su puesto mi día a día como mamá. Fan page: Giuli, el Blog, Instagram giulielblog

 

¿Qué tan importantes son para ti las noticias sobre calentamiento global, contaminación y los problemas del planeta?

 

El calentamiento global es un problema REAL del que todos debemos tomar conciencia y del mismo modo actuar de manera que podamos aportar, así sea con algo mínimo, a difundir las consecuencias negativas del mismo, implementar hábitos más ecoeficientes y crear redes de educación para la difusión de dichos hábitos.


¿Qué prácticas tienen como familia para poder afrontar estos temas?


Hay dos cosas principales que hacemos en casa para combatir los estragos del calentamiento global con un granito de arena. La primera fue un hábito adquirido que se me fue haciendo buena costumbre con el tiempo cuando me mudé a Viena y es que cuando hacemos compras llevamos nuestras propias bolsas. Tenemos varias bolsas resistentes de tela que llevamos al supermercado u otras tiendas cuando salimos a hacer las compras. Al principio nos costaba recordar sacarlas por lo que optamos por tener algunas en la maletera del carro y los días que salimos sin carro, ponemos una o algunas en la canasta del coche de los bebés o si sabemos que vamos a comprar poco, simplemente ponemos las compras en la canastilla del coche. Tengo que admitir que me costó interiorizar esta práctica y que en cierto modo “aprendí a la mala” porque aquí en casi todas las tiendas las bolsas tienen un costo aparte, independientemente de lo que compres, así que por no pagar centavos de más me gané un hábito positivo del que ahora me siento orgullosa.

 

La segunda práctica que hemos implementado en la casa es la eliminación de sorbetes de plástico, su degradación es un proceso interminable y altamente perjudicial para el planeta, por lo que de un tiempo acá ya no usamos sorbetes plásticos. Como alternativa bebemos los líquidos directamente del vaso y para los niños usamos sorbetes rehusables, venden incluso esponjas super delgaditas para lavarlos por dentro.

 

Además, hay tres cosas adicionales que hacemos en casa: no tirar aceite de cocina usado por el caño (porque luego va a parar al mar), no tomar baños de tina (porque se desperdicia mucho agua) y separar la basura orgánica de los cartones y vidrios (para que vayan al reciclaje según su categoría).

 

 

 

En tu comunidad ¿Qué otras prácticas realizan?

 

1. Uso de bolsas de tela

 

En la ciudad donde vivo, Viena, es muy común que las personas vayan de compras con bolsas recicladas, de tela o carritos de compras. La mayoría de las tiendas de productos de consumo masivo y algunas otras venden las bolsas así las personas tienen una motivación para recordar llevar sus bolsas. Muchas veces las bolsas que se venden son también reutilizables o de material reciclado.

 

2. Reciclaje de basura

 

Las municipalidades distritales proveen contenedores para organizar la basura según su naturaleza. Estas son: latas, papeles y cartones, basura orgánica y lo que más me sorprende es que los vidrios se organizan en 2 grupos, hay contenedores para vidrios traslúcidos y otros para vidrios de color.

 

3. Basureros municipales donde se lleva basura grande

 

Siguiendo el tema de la basura, en cada municipio existen unos locales que funcionan como grandes tiraderos de basura que no sea de origen orgánico, papel, metal o vidrio. Estos lugares reciben cosas como muebles viejos de madera, electrodomésticos, colchones, entre otros, y por su puesto, todos estos elementos están sub agrupados según su naturaleza. Si una persona pone en la calle, como es permitido en otros países, este tipo de basura, puede ser multado.

 

4. Generación de energía eólica y solar

 

Una práctica muy común es la generación de energía por medio de molinos (energía eólica) o por medio de paneles solares. Cuando vas a las afueras de la ciudad es muy común ver este tipo de instalaciones.

 

5. Uso de bicicletas y scooters

 

Es muy común que las personas se desplacen en bicicletas e incluso scooters especiales diseñadas para adultos. En ellas van a estudiar y hasta sus centros de trabajo. Un factor que ayuda mucho es que las distancias no son tan largas y que en cietos horarios es permitido subir a los trenes con estos vehículos.
 

Déjanos un mensaje final

 

Es obligación de cada uno crear hábitos ecoeficientes para ayudar a la conservación del planeta y del mismo modo tratar de influenciar de manera positiva a nuestro entorno. Como todas las grandes problemáticas sociales, la educación es la principal herramienta que nos va a ayudar a atacar a este problema. Así que hay que mi primera recomendación es cultivar en casa las buenas prácticas.

Please reload

Please reload

Hecho por:

SUBSCRIBE
VIA EMAIL

Entradas más vistas

Please reload

Please reload

Sígueme en Instagram